Eventos


Bolivia: Un triunfo con alcance regional.

ANALIZANDO EL TRIUNFO DE EVO MORALES

Papa Francisco revoca suspensión de sacerdote nicaragüense vinculado a Teología de la Liberación.

40 años del asesinato de Mamá Tingó.
Por Jose Gomez Cerda





Bolivia: Un triunfo con alcance regional













“Patria sí, colonia no” fueron las palabras que reflejan no sólo el sentimiento de Evo Morales Ayma tras el arrollador triunfo que lo vuelve a situar al frente de Palacio Quemado en Bolivia, para el período 2015-2020, sino que la visión de un país que está sirviendo de modelo político y económico para un continente con desafíos de envergadura,  para lograr la satisfacción de su población.

Con un 60% de los votos, válidamente escrutados,  Evo se alzó con el primer lugar en una victoria que nunca estuvo en duda y que según las propias palabras del reelecto mandatario boliviano, debatían en estas elecciones dos modelos de desarrollo: la privatización y la nacionalización. Evo no olvidó a la hora del triunfo a dos dirigentes de los cuales reconoce una amplia influencia: el fallecido Comandante Hugo Chávez Frías de Venezuela y Fidel Castro Ruz,  el veterano Comandante cubano, cuyo legado permanece inalterable. Además, dedicó  la victoria “a todos los pueblos en América Latina y el mundo, que luchan contra el capitalismo y contra el imperialismo” señalando con ello que esta elección tenía alcances más allá de la mediterránea nación andina.

Con un 60% de los votos, válidamente escrutados,  Evo se alzó con el primer lugar en una victoria que nunca estuvo en duda

Efectivamente, la victoria de Evo Morales tiene un alcance regional,  pues implica consolidar procesos de cambio en gran parte de los países latinoamericanos,  donde se están definiendo gobiernos y modelos de desarrollo distintos. Tal es el caso de Brasil y Uruguay, que resultan fundamentales a la hora de consolidar,  a su vez, procesos de integración tanto en el ámbito político como económico en esta parte del mundo. Al asumir su tercer mandato, en enero del 2015, Evo Morales se convertirá en el presidente que más tiempo ha gobernado en la nación andina desde la creación de Bolivia el año 1825, consolidando de esta forma la democracia representativa en un país acostumbrado a asonadas, manejos gubernamentales de la derecha y la expoliación permanente de sus recursos naturales con la complicidad de la clase política, económica y empresarial, que antes de Evo y su gobierno solían desviar las riquezas a una minoría de la población o simplemente en oficinas de multinacionales ancladas fuera de las fronteras de Bolivia.

El triunfo de la dupla Evo Morales – Álvaro García Linera consolida un proceso de cambios que se inició el año 2005 cuando el MAS accede por primera vez a la primera magistratura de Bolivia, mostrando en estos años,  que el famoso desgaste del cual suelen hablar los analistas políticos no es real cuando quien gobierna lo hace en virtud del beneficio social. Con medidas tomadas en el ámbito de la distribución de las riquezas, de reestructurar las relaciones sociales dando preeminencia a la participación de aquellas capas sociales postergadas durante décadas, el gobierno masista permitió bajar los índices de pobreza extrema de un 38 a un 18%, que es el resultado de políticas sociales impulsadas por Evo con una política macroeconómica fuerte y con proyección, apuntalada por la riqueza energética puesta al servicio de un proyecto-país.

En ese plano, el Bono Juancito Pinto, el Bono Juana Azurduy, la denominada Renta Dignidad,  han sido expresiones concretas de un dinero bien utilizado en provecho de la población, que ha garantizado protección al sector de la tercera edad y evitando  también la deserción escolar, realzando de ese modo la importancia de la educación en el plano de fortalecer a la población, bajo el convencimiento que una sociedad con acceso a los medios de comunicación, a los canales educativos gubernamentales, a la posibilidad de estar inmersos en el proceso de cambios que vive Bolivia, es un pueblo que daría su apoyo a un gobierno,  que ha cumplido gran parte de las metas propuestas. Ese es un plus de enorme importancia a la hora del recuento de votos: elevar la dignidad de una población y otorgar las posibilidades que permitan crecer individual y socialmente.

Una muestra del cambio de estas elecciones se observa también  en el mapa electoral con un crecimiento en los porcentajes de adhesión de Evo en ocho de los 9 departamentos de este país. Con un triunfo en el otrora Departamento opositor (y hasta con acciones destinadas a tratar de desmembrar la nación boliviana) como es el caso de Santa Cruz donde Evo logró el 50% de los votos, en comparación al 4%  obtenido el año 2005 pero, donde el gobierno debe observar también, con preocupación, que así como se aumentó en Departamentos tradicionalmente opositores, también se disminuyó el porcentaje de adhesión en los departamentos altiplánicos,  donde suele radicar el núcleo duro del apoyo a las políticas del MAS.

Igual preocupación hay que tener en cuenta,  a la hora del análisis más fino, con una  derecha boliviana que sigue manteniendo un apoyo electoral que se sitúa en el 30%, que no genera más daño por el enorme caudal de votos conseguido por el MAS y su propia dispersión como oposición  pero que es un llamado de alerta a estudiar de qué manera se logra una sociedad aún más inclusiva,  con sectores que ideológicamente parecen estar atrapados por un discurso a contrapelo de las propias necesidades del pueblo boliviano.

El triunfo de Evo se demuestra una política social acertada

El periodista y ex Ministro de Hidrocarburos del primer gobierno de Evo Morales, el analista Andrés Soliz Rada señala, que con el triunfo de Evo se demuestra una política social acertada “con la inclusión social del pueblo indo mestizo, la que completó avances significativos logrados por el MNR con la Reforma Agraria y el Voto Universal y por CONDEPA… otro de los aciertos de Evo y que avalan el por qué de su triunfo reside en haber impulsado proyectos estratégicos que los capitales privados no estaban dispuestos a ejecutar. Es el caso de la petroquímica, por ejemplo, al que se suma el anuncio de avanzar en la instalación de un reactor nuclear. Lo anterior ha requerido, como condición previa, rescatar al Banco Central de manos del FMI, que impedía que nuestras reservas internacionales sean usadas para desarrollar al país. No menos importante ha sido su capacidad para derrotar a la Nación Camba, que postulaba el separatismo, así como al ultra indigenismo de las ONG, que pretendía disgregarnos en 36 inexistentes naciones”
Lo mencionado respecto al indigenismo extremo ha sido un elemento tratado con suma inteligencia por Evo y su gobierno, evitando de esa forma el doble juego de ese indigenismo a ultranza, que dentro de sus diferencias de cosmovisión se unía en los fines con la derecha reaccionaria boliviana, que ha buscado, en el plano de su intereses, fragmentar a Bolivia en una supuesta y artificial Nación Camba situada en la media luna oriental con los Departamento de  Pando, Beni, Tarija y  Santa Cruz (es decir de blancos,  en este imaginario artificioso y  racista) y un país Colla (indígena) con los restante cinco Departamentos en que está dividido el país andino.
Para Soliz Rada “felizmente, el indigenismo a ultranza ha sido detenido, aunque existen resabios de enfrentamientos entre pueblos, comunidades, alcaldías, cantones, cooperativas y núcleos interculturales. Evo habla cada vez con más frecuencia de unidad nacional y este es el camino que debemos seguir. El reordenamiento de la justicia pasa por fijar los límites de la justicia comunitaria, en cuyo nombre aún  se habla de chicotazos y se cometen avasallamientos en minas y propiedades agrarias”. Tarea fundamental, para esta nueva etapa del mandato dado a Evo Morales y Alvaro García Linera.
La victoria del MAS, es también el premio a una forma de hacer política distinta a la que se venía haciendo en Bolivia. Es una conquista para las posiciones latinoamericanistas,  donde los esfuerzos de unidad y comunión de intereses han implicado aunar esfuerzos entre gobiernos con lazos muy fuertes: Ecuador, Brasil, Venezuela, Uruguay y Argentina. Entre ellos y los organismos de unión en le plan o político y económico que se han creado, permiten un marco de actuación conjunta en el plano internacional, que le ha dado otro sello a nuestro continente y ha signado a esta parte del mundo con otro valor. Ese, es también uno de los resultados de la victoria de Evo Morales Ayma en las presidenciales del 12 de octubre.

Bolivia: Un triunfo con alcance regional
0
“Patria sí, colonia no” fueron las palabras que reflejan no sólo el sentimiento de Evo Morales Ayma tras el arrollador triunfo que lo vuelve a situar al frente de Palacio Quemado en Bolivia, para el período 2015-2020, sino que la visión de un país que está sirviendo de modelo político y económico para un continente con desafíos de envergadura,  para lograr la satisfacción de su población.
Con un 60% de los votos, válidamente escrutados,  Evo se alzó con el primer lugar en una victoria que nunca estuvo en duda y que según las propias palabras del reelecto mandatario boliviano, debatían en estas elecciones dos modelos de desarrollo: la privatización y la nacionalización. Evo no olvidó a la hora del triunfo a dos dirigentes de los cuales reconoce una amplia influencia: el fallecido Comandante Hugo Chávez Frías de Venezuela y Fidel Castro Ruz,  el veterano Comandante cubano, cuyo legado permanece inalterable. Además, dedicó  la victoria “a todos los pueblos en América Latina y el mundo, que luchan contra el capitalismo y contra el imperialismo” señalando con ello que esta elección tenía alcances más allá de la mediterránea nación andina.
Con un 60% de los votos, válidamente escrutados,  Evo se alzó con el primer lugar en una victoria que nunca estuvo en duda

Efectivamente, la victoria de Evo Morales tiene un alcance regional,  pues implica consolidar procesos de cambio en gran parte de los países latinoamericanos,  donde se están definiendo gobiernos y modelos de desarrollo distintos. Tal es el caso de Brasil y Uruguay, que resultan fundamentales a la hora de consolidar,  a su vez, procesos de integración tanto en el ámbito político como económico en esta parte del mundo. Al asumir su tercer mandato, en enero del 2015, Evo Morales se convertirá en el presidente que más tiempo ha gobernado en la nación andina desde la creación de Bolivia el año 1825, consolidando de esta forma la democracia representativa en un país acostumbrado a asonadas, manejos gubernamentales de la derecha y la expoliación permanente de sus recursos naturales con la complicidad de la clase política, económica y empresarial, que antes de Evo y su gobierno solían desviar las riquezas a una minoría de la población o simplemente en oficinas de multinacionales ancladas fuera de las fronteras de Bolivia.

El triunfo de la dupla Evo Morales – Álvaro García Linera consolida un proceso de cambios que se inició el año 2005 cuando el MAS accede por primera vez a la primera magistratura de Bolivia, mostrando en estos años,  que el famoso desgaste del cual suelen hablar los analistas políticos no es real cuando quien gobierna lo hace en virtud del beneficio social. Con medidas tomadas en el ámbito de la distribución de las riquezas, de reestructurar las relaciones sociales dando preeminencia a la participación de aquellas capas sociales postergadas durante décadas, el gobierno masista permitió bajar los índices de pobreza extrema de un 38 a un 18%, que es el resultado de políticas sociales impulsadas por Evo con una política macroeconómica fuerte y con proyección, apuntalada por la riqueza energética puesta al servicio de un proyecto-país.

En ese plano, el Bono Juancito Pinto, el Bono Juana Azurduy, la denominada Renta Dignidad,  han sido expresiones concretas de un dinero bien utilizado en provecho de la población, que ha garantizado protección al sector de la tercera edad y evitando  también la deserción escolar, realzando de ese modo la importancia de la educación en el plano de fortalecer a la población, bajo el convencimiento que una sociedad con acceso a los medios de comunicación, a los canales educativos gubernamentales, a la posibilidad de estar inmersos en el proceso de cambios que vive Bolivia, es un pueblo que daría su apoyo a un gobierno,  que ha cumplido gran parte de las metas propuestas. Ese es un plus de enorme importancia a la hora del recuento de votos: elevar la dignidad de una población y otorgar las posibilidades que permitan crecer individual y socialmente.

Una muestra del cambio de estas elecciones se observa también  en el mapa electoral con un crecimiento en los porcentajes de adhesión de Evo en ocho de los 9 departamentos de este país. Con un triunfo en el otrora Departamento opositor (y hasta con acciones destinadas a tratar de desmembrar la nación boliviana) como es el caso de Santa Cruz donde Evo logró el 50% de los votos, en comparación al 4%  obtenido el año 2005 pero, donde el gobierno debe observar también, con preocupación, que así como se aumentó en Departamentos tradicionalmente opositores, también se disminuyó el porcentaje de adhesión en los departamentos altiplánicos,  donde suele radicar el núcleo duro del apoyo a las políticas del MAS.

Igual preocupación hay que tener en cuenta,  a la hora del análisis más fino, con una  derecha boliviana que sigue manteniendo un apoyo electoral que se sitúa en el 30%, que no genera más daño por el enorme caudal de votos conseguido por el MAS y su propia dispersión como oposición  pero que es un llamado de alerta a estudiar de qué manera se logra una sociedad aún más inclusiva,  con sectores que ideológicamente parecen estar atrapados por un discurso a contrapelo de las propias necesidades del pueblo boliviano.

El triunfo de Evo se demuestra una política social acertada

El periodista y ex Ministro de Hidrocarburos del primer gobierno de Evo Morales, el analista Andrés Soliz Rada señala, que con el triunfo de Evo se demuestra una política social acertada “con la inclusión social del pueblo indo mestizo, la que completó avances significativos logrados por el MNR con la Reforma Agraria y el Voto Universal y por CONDEPA… otro de los aciertos de Evo y que avalan el por qué de su triunfo reside en haber impulsado proyectos estratégicos que los capitales privados no estaban dispuestos a ejecutar. Es el caso de la petroquímica, por ejemplo, al que se suma el anuncio de avanzar en la instalación de un reactor nuclear. Lo anterior ha requerido, como condición previa, rescatar al Banco Central de manos del FMI, que impedía que nuestras reservas internacionales sean usadas para desarrollar al país. No menos importante ha sido su capacidad para derrotar a la Nación Camba, que postulaba el separatismo, así como al ultra indigenismo de las ONG, que pretendía disgregarnos en 36 inexistentes naciones”

Lo mencionado respecto al indigenismo extremo ha sido un elemento tratado con suma inteligencia por Evo y su gobierno, evitando de esa forma el doble juego de ese indigenismo a ultranza, que dentro de sus diferencias de cosmovisión se unía en los fines con la derecha reaccionaria boliviana, que ha buscado, en el plano de su intereses, fragmentar a Bolivia en una supuesta y artificial Nación Camba situada en la media luna oriental con los Departamento de  Pando, Beni, Tarija y  Santa Cruz (es decir de blancos,  en este imaginario artificioso y  racista) y un país Colla (indígena) con los restante cinco Departamentos en que está dividido el país andino.

Para Soliz Rada “felizmente, el indigenismo a ultranza ha sido detenido, aunque existen resabios de enfrentamientos entre pueblos, comunidades, alcaldías, cantones, cooperativas y núcleos interculturales. Evo habla cada vez con más frecuencia de unidad nacional y este es el camino que debemos seguir. El reordenamiento de la justicia pasa por fijar los límites de la justicia comunitaria, en cuyo nombre aún  se habla de chicotazos y se cometen avasallamientos en minas y propiedades agrarias”. Tarea fundamental, para esta nueva etapa del mandato dado a Evo Morales y Alvaro García Linera.

La victoria del MAS, es también el premio a una forma de hacer política distinta a la que se venía haciendo en Bolivia. Es una conquista para las posiciones latinoamericanistas,  donde los esfuerzos de unidad y comunión de intereses han implicado aunar esfuerzos entre gobiernos con lazos muy fuertes: Ecuador, Brasil, Venezuela, Uruguay y Argentina. Entre ellos y los organismos de unión en le plan o político y económico que se han creado, permiten un marco de actuación conjunta en el plano internacional, que le ha dado otro sello a nuestro continente y ha signado a esta parte del mundo con otro valor. Ese, es también uno de los resultados de la victoria de Evo Morales Ayma en las presidenciales del 12 de octubre.





ANALIZANDO EL TRIUNFO DE EVO MORALES


Evo Morales se convirtió en el primer mandatario de dicho país en ser reelecto para un tercer mandato consecutivo y en superar los 3 millones de votos.

Evo ganó en Bolivia con el 61.04% de los votos válidos, con el 72.29% de los votos bolivianos del exterior y con el 35.60% de los votos bolivianos de Londres.

En Bolivia el MAS de Evo Morales y García Linera ganaron por 61% al 24.5% de su más inmediato rival (la centro-derechista UD). Dicha ventaja se amplió dentro de los bolivianos del exterior donde el gobierno sacó 72.3% frente al 15.4% de la UD, pero en Londres ésta se redujo pues el MAS obtuvo el  35.6% y la UD el 31.1%.

HISTÓRICO

Bolivia, un país que más golpes y mandatarios ha tenido que sus casi 190 anhos de vida, ahora tiene al presidente que más tiempo lleva en el poder en las Américas y que al final de su quinquenio constitucional (2019) podría durar casi tanto como su camarada ‘socialista del siglo XXI’ Hugo Chávez.

Éstas también han sido las primeras elecciones en las que votaron los bolivianos del exterior, siendo ellos la última gran diáspora latinoamericana en adquirir tal derecho.

160,040 bolivianos sufragaron fuera de su país eligiendo a su presidente y vicepresidente. Aún la diáspora boliviana no elige a sus propios parlamentaristas, algo que se da en Ecuador y Colombia y que se dará en Perú 2016.

En este especial hacemos un análisis de fondo de las razones por las cuales Evo fue re-electo, pero primero  abordaremos con una nota local sobre cómo casi mil bolivianos sufragaron por primera vez en la historia del Reino Unido.

MIL VOTARON EN LA ‘BOL KENT ROAD’

En el último domingo del Mes Amigo casi mil bolivianos acudieron a sufragar en el Globe Academy, el principal centro educativo de la zona de la Old Kent Road, a la cual, por ser el corazón de lis residentes de dicho país en Londres, bien le podemos referir cariñosamente como la Bol Kent Road.

Tanta cantidad de gente fue un éxito pues ninguna otra embajada latinoamericana había tenido tantos votantes en la primera elección que organizaron.

En Londres votaron 925 bolivianos, una cifra altísima teniendo en cuenta que es la primera vez que lo hacían y que implica ¾ de los 1244 ciudadanos que se habían empadronado tan solo meses atrás.

Un gran mérito han tenido el tribunal electoral y la embajada boliviana en Londres por haber hecho tan fuerte campaña y por haber escogido un lugar tan central para su comunidad.

Todos con Evo … pero en Londres no tanto

En Londres ganó Evo Morales pero con solo el 35.6% de los votos válidos, un porcentaje de victoria equivalente a la mitad del que dicho campesino aymara dentro de los bolivianos del exterior (72.3%).

Los inmigrantes latinoamericanos de Londres usualmente votan por candidatos del centro o la derecha, siendo los ecuatorianos los únicos que masivamente votan por un gobernante izquierdista. En UK ganó la izquierda pero solo con un tercio de los votos y por 31 votos de diferencia ante la Unión Democrática, la cual en Londres sacó una de sus mejores votaciones a nivel general.

Gran parte del voto crítico a Evo fue dado por una buena parte de residentes cambas autonomistas y reacios al indigenismo.

Pese a ello, la izquierda boliviana en UK celebra el primer triunfo electoral de su historia convirtiéndose en la segunda comunidad latinoamericana en apoyar a un gobierno que se reclame socialista.

El embajador boliviano Roberto Calzadilla ha logrado un mérito poco igualado por otras embajadas: haber logrado que casi mil de sus compatriotas voten en los primeros comicios que ha participado la diáspora de su país en Londres.
Gran parte de ese éxito se debe a que dicha embajada constantemente se entrelaza con su comunidad como se ve en este evento que hizo dicha sede diplomática en su día nacional.






Papa Francisco revoca suspensión de sacerdote nicaragüense vinculado a Teología de la Liberación

En otro gesto que expresa tiempos más progresistas para la Iglesia Católica y la rehabilitación de la Teología de la Liberación en el ámbito de la referida Iglesia, el Papa Francisco anunció esta semana la revocación de la suspensión [‘suspensión a divinis’] del sacerdote nicaragüense Miguel d’Escoto, de 81 años. Durante 30 años, d’Escoto fue impedido por el Vaticano de administrar misa, confesar fieles y dar otros sacramentos. La suspensión del sacerdote ocurrió por su fuerte vinculación con la Teología de la Liberación y, consecuentemente, con la revolución sandinista en Nicaragua, entonces combatida por el Papa Juan Pablo II y el Gobierno de Estados Unidos, respectivamente.

El Padre d’Escoto apoyaba fuertemente a los rebeldes sandinistas, que se unieron con la finalidad de derribar a la dictadura de la familia Somoza del Gobierno de Nicaragua. En los años 70, grupos guerrilleros de varias tendencias políticas formaran el Frente Sandinista. En 1979, la Revolución Sandinista salió victoriosa. Ese año, el sacerdote asumió la titularidad del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde ejerció durante 10 años. En la década de los 80 del siglo XX, Juan Pablo II y su fiel colaborador, el entonces cardenal Joseph Ratzinger –después Papa Benedicto XVI, que renunció al pontificado a comienzos de 2013– declararon la guerra a la Teología de la Liberación, persiguiendo a todo el clero que la apoyaba.

El sacerdote nicaragüense fue castigado por su militancia política y su participación en el gobierno sandinista, que enfrentaba abiertamente a Estados Unidos. El Gobierno de Nicaragua llegó a denunciar ante la Corte Internacional de La Haya a Estados Unidos por bloqueos militares. La Corte le dio la razón a Nicaragua, pero Estados Unidos ignoró la decisión.

Otros dos sacerdotes nicaragüenses también fueron castigados: el jesuita Fernando Cardenal y su hermano Ernesto. En 1996, Fernando fue reincorporado a la orden jesuita, después de la revocación de la suspensión. Ernesto, a su vez, continúa en el ostracismo.

El Padre d’Escoto, también en los años 70, fundó la editorial Orbis, que se desenvolvió publicando libros sobre espiritualidad, teología y temas de la actualidad, muchas veces en la perspectiva del Tercer Mundo. D'Escoto pertenece a la congregación misionera Maryknoll y escribió, en el semestre pasado, una carta al Papa para expresar su deseo de volver a celebrar la Eucaristía "antes de morir”. El pontífice argentino no demoró en responder. Además de aceptar la revocación de la suspensión, pidió al principal prelado de la congregación que inicie cuanto antes el proceso de reintegro del sacerdote nicaragüense.







40 años del asesinato de Mamá Tingó.
Por Jose Gomez Cerda

El primero de noviembre se conmemora el 40 aniversario de la muerte de la líder sindical campesina Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó), asesinada ese día en 1974 en Gualey, Hato Viejo, Yamasá, en República Dominicana.
Mamá Tingó es un símbolo de la lucha por la tierra y un ejemplo de la mujer rural en la defensa de los derechos del campesinado en toda América Latina y el Caribe.
Mamá Tingó era un militante de la Liga Agraria Cristiana de una comunidad de 350 familias pobres, que venían luchando por varios años por la tierra que los vio nacer y que trabajaron varias décadas, pero terratenientes y políticos disfrutaban de los títulos de propiedad, en forma mal adquirida.
Varios acontecimientos ocurrieron antes del asesinato de la líder sindical. Varios jóvenes fueron heridos, a la señora Altagracia Rosario le cortaron una oreja, decenas de campesinos de esa comunidad estuvieron en prisión en varias ocasiones, entre ellos su líder natural, Florinda Soriano Muñoz ( Mamá Tingó), mujer de edad avanzada y analfabeta, pero con cualidades y autoridad suficientes para encabezar la lucha contra los desalojos injustificados.
Después de poner una querella contra el terrateniente Pablo Díaz, la sindicalista fue asesinada por Ernesto Díaz (Turín).
La Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianas (FEDELAC), y la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC) denunciaron a nivel nacional e internacional este asesinato. Hay que destacar la labor del periodista Juan Manuel García, quién hizo varios reportajes, antes y después del asesinato, sobre la situación de los campesinos en esa comunidad, toda la prensa nacional, radio, periódicos y televisión destacaron ese asesinato.
Décimas, poemas y canciones resaltaron las virtudes de la líder sindical campesina, entre ella un merengue del cantante Johnny Ventura titulado " Mamá Tingó ", y la referencia de la cantante argentina Mercedes Sosa durante el espectáculo " 7 días con el Pueblo ", que organizó la CGT.
Pero el asesinato de Mamá Tingó no es un caso aislado en la lucha por la tierra. El 30 de junio de 1975, en Alto de Peguero, El Cuey, en El Seybo, fue asesinado Dionisio Frías (Mister Beca) también militante de las ligas agrarias cristianas.
En Honduras ocurrió la Masacre de la Talanquera, el 18 de febrero de 1972, y las Masacres de Santa Clara y Los Horcones, el 25 de junio de 1975 en OLANCHO, donde fueron asesinados 25 campesinos, entre ellos 2 sacerdotes. Lidia Madariaga, de Nicaragua, líder campesina, fue asesinada, cuando estaba embarazada de su cuarto hijo.
Los asesinatos de líderes campesinos en Colombia y Brasil son permanentes y en masas, siendo estos dos países los de mayores atropellos a los derechos elementales de los campesinos; pero los asesinatos también han ocurrido en diversas ocasiones en El Salvador, Guatemala, Haití, Perú y Paraguay.
En Colombia Cecilia Gallego, Secretaria femenina de Acción Campesina Colombiana (ACC), fue asesinada, también otros dirigentes campesinos en otros países latinoamericanos.
Mamá Tingó es un ejemplo de la participación de las mujeres en el sindicalismo y en la lucha para que la tierra de los hombres y mujeres que la trabajan.
Al conmemorarse el 40 aniversario del asesinato de Mamá Tingó, rendimos homenaje a todos los mártires agrícolas de América Latina y el Caribe, reconocemos a las mujeres trabajadoras rurales, que trabajan en regiones donde la lucha por la tierra es más peligrosa del mundo.
El sindicalismo dominicano y latinoamericano tiene a esa mujer campesina, Doña Florinda Soriano Muñoz, (Mamá Tingó), como un ejemplo de las personas organizadas, un modelo de sindicalista, defensora de los derechos de los trabajadores del campo.
El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Pedro Parra Gaona, Área de Prensa y Relaciones de la CNT y Miembro del Consejo de Administración de la Organización Internacional del trabajo (OIT)








Regresar a la pagina principal